Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Las puertas de seguridad pueden ser fabricadas de acuerdo con nuestras necesidades, pero es usual encontrar opciones que podemos adaptar a nuestros requerimientos, pudiendo incluir indicaciones para su instalación, que debemos seguir con detalle para alcanzar el éxito.
Cuando disfrutamos de hacer trabajos en nuestras casas por nuestra propia cuenta, no extraña que se desee incluso realizar la instalación de una puerta de seguridad. Todo es cuestión de organizarse y cuidar los detalles para que funcione sin contratiempos y nos proporcione mayor tranquilidad.
Qué es una puerta de seguridad
Es un mecanismo que permite accesar o no a un espacio, fabricada con dos láminas de acero que son reforzados por el uso de tubos, también de acero, que atraviesan internamente la puerta y la fijan a la pared cuando se pasa la llave.
En general se construyen para contar con tres cerraduras, cada una correspondiente a los tubos de acero que tendrán en su interior, las cuales los movilizarán para asegurar la puerta en su parte superior, inferior y lateral.
Pueden contar con una superficie decorada que debe colocarse del lado externo de la vivienda, la cual puede llevar el motivo que más nos agrade de acuerdo a la estética que tengamos en nuestra casa, así como de su función de resguardo seguro para nuestras familias.
Qué debemos hacer primero
Los primeros pasos están dedicados a la verificación de las medidas del espacio donde se colocará la puerta, conocido como vano. En este sentido, han de medirse la altura, el ancho y el encuadre, recordando dejar cinco centímetros de amplitud en cada lado, lo cual permitirá contar con holgura cuando se instale la puerta con su respectivo marco.
El encuadre se refiere a la medición diagonal que se hace del vano, que debe coincidir a ambos lados, es decir, ángulo izquierdo y ángulo derecho, cerciorándonos de que exista una nivelación adecuada para continuar con la colocación de la puerta.
Ayudados por un nivel, debemos confirmar que no haya declives, pero de haberlos, debemos solventarlos antes de proceder a la colocación de la puerta, pues de dejarlo así, no habrá alineación entre la cerradura y el marco.
Esto incidiría en problemas de deslizamiento de la puerta, conllevando a reiniciar todo el proceso desde el principio. Cualquier ajuste que se haga necesario, se hará en el marco o la pared que lo sujeta.
Procedamos a la instalación
El marco de estas puertas puede ser de madera gruesa, o de metal. Cuando es de madera, debe estar fijada al concreto o ladrillo de la pared con tornillos más grandes y largos que los utilizados para puertas sencillas.
Los pernos de anclaje son ideales para estos casos, dado que se expanden dentro del material de la pared garantizando un mejor enganche, quedando en capacidad de soportar el peso de la puerta de seguridad que, recordemos, están fabricadas con láminas y tubos de acero. Se necesita para esta instalación un taladro con una broca de 14 mm que facilitará su fijación en la pared.
Si es de metal, debe contarse con una máquina de soldar, pues este sistema requiere que las bisagras de la puerta estén soldadas a su marco, cuando el material de ambas partes coincide.
Estas máquinas son alquilables, así que puedes solicitarla en tiendas del ramo que ofrecen este tipo de servicio, durante el tipo que estimes necesario para completar la tarea que has emprendido.
Ubicado el marco, tomamos la puerta, cuya superficie decorada dirigimos hacia el lado externo de la casa, y listo, la probamos al culminar su instalación.
¿Ves qué fácil es hacer estos trabajos?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies